Carta pública a mi radio favorita

Un voto de censura de un oyente común


Grettel Alfaro, Gerenta
ADN Radio, 90.7 FM

Estimada doña Grettel:

He querido escribirle esta carta pública, porque sinceramente la situación que le contaré de seguido, rebasó todas mis posibilidades de contención personal.

Soy oyente de ADN desde hace varios años.  Paso conectado desde que salgo para mi trabajo, y procuro mantenerme conectado el resto del dia, cuando la conexión de internet me lo permite, ya que en mi oficina las ondas de radio parece que no han sido invitadas formalmente y es imposible escucharlos por tan ingenioso aparato.  Es esta condición de oyente, la que me hace atreverme a manifestarle, en lo que pueda valer viniendo de la gradería de sol, mi voto de censura contra el programa 'Padilla en América' y su conductor, el afamado expresentador de noticias de CNN en español, Alberto Padilla.

Considero sinceramente que ADN no merece un programa tan mediocre como el ofrecido por el señor Padilla.  La producción es lamentable y él no sabe hacer radio.  No tiene claro cómo tratar los temas, a los que sencillamente ataca como si fueran ingredientes de un batido, sin orden, sin propósito, extendiéndose exageradamente en asuntos sin ninguna importancia, enredándose en sus propios argumentos y de pronto sacando una nueva tarjetita del cajón, sin previo aviso, solo porque se le ocurre.  Los temas se tratan superficialmente, sin ningún análisis serio y lo único que rescata en alguna medida el espacio, son los invitados, que por lo general lo ponen en su lugar, corrigiendo sus errores de bulto.  Claro, no hay invitados a diario.

Pero definitivamente creo que Costa Rica no merece que en la radio nacional se brinde espacio al señor Padilla.  El señor se ufana de sus prejuicios, los expone sin reparo y sin asco, no teme vilipendiar a quien sea, afirmando lo imposible, como si fuese verdad bíblica.

Tengo días de escuchar sus comentarios incidiosos y malintencionados contra los gobiernos de Evo Morales, Cristina Fernández, Nicolás Maduro y Rafael Correa. Las noticias que comenta a veces son realmente preocupantes, pero su aporte solo añade mentiras tan descaradas que rayan en la ridiculez.  Hace unos días, uno de sus invitados le corrigió tres o cuatro posiciones seguidas sobre los Fondos Buitre de Argentina y la decisión del gobierno de ese país de utilizar sus reservas internacionales para pagar deuda.

No he querido dar el perillazo, por un ingenuo sentido de lealtad hacia una emisora que me entretiene e informa durante todo el día, pero los programas de ayer y hoy, me obligaron a hacer algo.

Ayer se dedicó a basurear al señor Román Macaya, por su nombramiento como embajador costarricense en Estados Unidos.  El manejo irresponsable de un hecho tan delicado como fue el referndum del TLC, fue lamentable.  El desparpajo con que afirmó tajantemente que don Román era un enemigo de los Estados Unidos y que durante el referendum agredió a ese país y a su pueblo, situación totalmente alejada de la verdad y que solamente habla de su ignorancia y de sus prejuicios e ideas preconcebidas, fueron lamentables.  Repetía una y otra vez lo que le extrañaba la decisión y no aportaba ningún argumento, aparte de las mentiras que repitió hasta el cansancio, dudando incluso de las intenciones o de la claridad de pensamiento del señor Presidente, don Luis Guillermo Solís y afirmando con orgullo que por eso él no cree a los políticos, maravillosa conclusión para terminar de enterrar a quien no merecía esa diatriba de falsedades.

Hoy fue aun más lamentable.  Tomando como base una noticia sobre la próxima publicación de un documento producido por la Comisión de la Verdad que con el apoyo de la ONU opera en El Salvador, para generar memoria histórica objetiva en torno al terrible conflicto armado que desangró a ese país en los setentas y ochetnas, hizo una apología del Presidente Salvador Sánchez, a quien calificó de guerrillero, porque igual que un médico o un ingeniero que se pensionan y no dejan de ser profesionales, los guerrilleros también lo siguen siendo de por vida.  Tanta ignorancia en torno a un tema tan difícil como fue el proceso de paz en El Salvador, la reconciliación del FMLN con la sociedad y con la paz, su integración a la vida política, abandonando definitivamente las armas, es inaceptable, viniendo de un comunicador con la experiencia del señor Padilla.  No contento con eso, afirmó categóricamente que el Presidente Sánchez era responsable de innumerables muertes, secuestros, vejaciones y solo le faltó describir cómo despellejaba a los niños con palillos de dientes.  Fue no solo grotesco, sino intolerable.  Como cierre concluyó en que las manos ensangrentadas del Presidente Sánchez son imperdonables, porque los muertos que carga fueron injustificados, de agresión pura y simple.  Yo no podía creer lo que estaba escuchando.

Supongo que la fama que precede al señor Padilla, le abrió las puertas de ADN, pero con todo respeto doña Grettel, creo que su verbo venenoso y putrefacto, debería ser suficiente razón para cerrárselas.

Yo seguiré fiel a la radio, porque realmente tienen programas y programación excelentes, pero a las 5, optaré por el perillazo.  Ojalá y mi opinión sirva de algo.

Rolando Coto.

3 comentarios:

Roberto Vargas dijo...

Linda Rolando. Así es.. perillazo!!!.
OH, qué enfermizo mundo mediático. Esos "comentaristas" están matando a la humanidad... Y como dice Serrat: "Probablemente en su pueblo se les recordará como a cachorros de buenas personas, que hurtaban flores para regalar a su mamá
y daban de comer a las palomas"-

Jose Zuñiga dijo...

"Ojalá y mi opinión sirva de algo."
Sí, me sirvió para saber que ahora hay un programa que quiero oír todos los días.
¡Gracias!

Alberto Padilla dijo...

Muchas gracias por su carta Sr Coto.
MI replica en www.facebook.com/economiayfinanzas
Alberto Padilla