Celebrando la vida

Mi homenaje a Rodolfo Montoya Calderón

 
     Rodolfo estaría cumpliendo hoy cincuenta y un años de vida.
 
     Se oye fácil, pero atravesar medio siglo de vida, de experiencias, de decepciones, de amores, de pérdidas, de alegrías y de sueños, necesariamente deja surcos en tu alma.
 
     Pero él llegó tan fresco y lleno de vida, que sólo eso demuestra lo bien que lidió con los avatares de más de dieciocho mil días sobre este mundo.
 
     Cada vez que le recuerdo, solo viene a mi mente esa viveza, esa chispa con la que interpretaba su realidad.  Era una persona alegre, comprometida, solidaria y siempre dispuesta a dar el paso adelante.
 
     Como trabajador se entregaba de lleno, no le arrugaba la cara a lo que le pusieran a hacer, fuera su trabajo de mensajería o colaborando como chofer o en la cocina, atendiendo reuniones:  siempre se esmeraba por hacerlo con calidad, con alegría y con excelencia.  Y no contento con brindar un buen servicio a los demás, estaba atento a las posibilidades de mejora de los procesos en que intervenía, buscando la forma crecer, de servir mejor, de atender mejor a sus clientes, a nosotros, a su familia del Banco.
 
     Como ser humano era un ser excepcional, que no se dejaba vencer por las limitaciones de la vida, a la que respondía tirándose de lleno a vivirla.  Le encantaba viajar y la oportunidad de ver tanto mundo, le ayudó a formar un carácter abierto y atento.  Nunca ponía un pero si ocupabas ayuda e incluso, cuando andaba de tiendas, otra de sus grandes aficiones, y encontraba algún artículo a buen precio que te podía servir, te llamaba de inmediato para que aprovecharas la oportunidad.  A sus amigos nos llevaba en el corazón, tal como él definitivamente está en el nuestro.
 
     Frente a un ser humano que ha dejado esa huella enorme en las vidas de quienes tuvimos el privilegio de compartir con él, no puede uno entristecerse, no le haría honor a una vida tan luminosa.
 
     Es necesario celebrar la vida, la suya y la que compartimos juntos;  la nuestra que aún nos acompaña un trecho más y la de todos los que en algún momento se cruzaron por su camino, celebrarla de verdad, sin dejos de tristeza, felices por haber tenido el honor de conocer a un ser humano como él.
 
     Celebremos con alegría:  viviendo cada día de forma plena;  atreviéndonos a soñar y a arriesgarnos a perseguir esos sueños;  disfrutando de la gente que, a nuestro alrededor, nos brinda amor y nosotros lo correspondemos;  aprendiendo de todo lo que llega a nosotros a diario, en el trabajo, en la playa, en un viaje, siempre absorbiendo el jugo de la vida de cada experiencia;  permaneciendo prestos a poner nuestro hombro al lado de quien lo requiere, sin exigir porqués ni gracias, solo por el placer de ayudar al otro.
 
     Celebremos rescatando para nosotros la maravillosa forma de vivir de Rodolfo.  Estoy seguro de que él estará complacido de vernos disfrutar de la vida, como él supo hacerlo.

7 comentarios:

Hotel en Managua dijo...

Me gusto mucho tu reflexión al final de esta historia! Saludos y gracias por compartirla

zaida dijo...

GRACIAS "EL ZAHUATL" TU CELEBRACION A LA VIDA ES PRECIOSO,LO QUE ESCRIBISTE A RODOLFO ES REALMENTE CONMOVEDOR, NADA MAS CERCA DE LA REALIDAD DE ESTE SER HUMANO QUE ASI COMO LO DESCRIBES ES CIERTO,EL DE HAMBRE NO SE MORIA,ERA CAPAZ DE HACER CUALQUIER COSA QUE SE LE PIDIERA,EN UN SEGUNDO TE ORGANIZABA LAS COSAS,ASI COMO VIVIO,SE FUE DE ESTE MUNDO,NUNCA LE GUSTABA DESPEDIRSE,ASI ERA EL.

Anónimo dijo...

hola, quién eres que conocías a Rodo tan bien ? el leer esta publicación me hizo brotar lágrimas desde lo más profundo. Quién eres ?

zaida dijo...

MI NOMBRE ES ZAIDA MARIA MONTOYA CALDERON, RODO ERA MI HERMANO MENOR,SOMOS SIETE HERMANOS,GRACIAS POR HACERLE ESTE HOMENAJE TAN LINDO,MI MADRE LLORO MUCHO AL LEERLO,ELLA DICE QUE TE MANDA MUCHAS BENDICIONES Y AGRADECIMIENTO,PORQUE NO SABIA CUAN APRECIADO ERA RODO,DIOS TE BENDIGA.

Anónimo dijo...

Mis respetos describiste muy bien a mi tio. Gracias por que leer esto me hace revivirlo una vez mas. Bendiciones.

Pablo Alejandro Montoya Santiesteban dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo Alejandro Montoya Santiesteban dijo...

Mañana estuviera cumpliendo 54 años mi tío. Es increible como pasa el tiempo